Seleccionar página

Columna Emiliano Aguayo: Domingo 25 de abril ¿UN PARTIDO MÁS?

por | Abr 15, 2021 | Columnas | 0 Comentarios

Se aproxima un nuevo Superclásico, como lo llama la prensa, mientras para la hinchada cada vez más pierde esa calidad, pues para muchos ya casi no se puede nombrar como archirrival a un equipo que apenas gana en los enfrentamientos ante Colo-Colo.

Muchas veces, los clásicos son parejos, y pasa en varias partes del mundo, pero en Chile, la paternidad es absoluta.

Por ejemplo, en el clásico español, las estadísticas son parejas: Real Madrid ha ganado en 98 oportunidades y Barcelona en 95, con 52 empates. Y en Argentina, acá al lado, Boca Juniors supera a River Plate sólo por 6 partidos (89-83), mientras suman 82 empates. O sea, casi paridad total.

En Chile, el llamado Clásico o Superclásico entrega estadísticas demoledoras. Colo-Colo supera los 100 triunfos (106), mientras que el equipo del chuncho apenas pasa los 60 triunfos (62 en rigor), con 69 empates. De hecho, el ‘Cacique’ no pierde en partidos por el torneo nacional ante el clásico rival desde mayo de 2013.

En este contexto, muchos hinchas ya no le dan mayor importancia que un partido o un rival más, y sí añoran esos difíciles encuentros en Calama, contra Cobreloa, un verdadero clásico duro de roer, que en 110 partidos sólo los superamos por 7 triunfos (38-31, con 31 empates).

Partidos sufridos desde el comienzo y, sobre todo, cuando el equipo naranja pasaba la mitad de cancha y sonaba esa maldita sirena que nos ponía los nervios de punta, porque era muestra evidente que se acercaban a nuestra área, tanto así que ¡no se pudo ganar allí nada menos que en 23 años!

Estas estadísticas son fríos números hasta que uno le pone rostro, y esta semana tenemos la mejor imagen. Se retiró del fútbol Johnny Herrera, el arquero que recibió nada menos que 12 goles de Paredes, cuando al azul le tocó enfrentar al Eterno Campeón. Con el guardameta retirado, no queda en el fútbol profesional ningún integrante del equipo que ganó a Colo-Colo por última vez en el estadio Monumental, el 9 de septiembre de 2001, hace ya casi 20 años.

El dato se hace más evidente cuando, por ejemplo, vemos la alineación de Colo-Colo ante Cobresal, hace unos días atrás, y los albos pararon en cancha a tres jugadores que ni siquiera habían nacido antes del último triunfo azul en la Ruca. Estos son Jeyson Rojas, defensa central (23/01/2002); Bruno Gutiérrez, lateral derecho (25/06/2002) y Bryan Soto, volante (01/06/2001).

Es más, otros integrantes del plantel están en la misma calidad: Vicente Pizarro (05/11/2002), Joan Cruz (04/04/2003) y Luciano Arriagada, delantero que ya debutó con un gol el 2020, luego de reemplazar a Esteban Paredes ante Coquimbo, en lo que fue el primer partido de Gustavo Quinteros en la banca del Cacique.

Esos jóvenes jugadores no sólo son el futuro del equipo, sino que son testigos de una potente historia de triunfos de Colo-Colo en el, quizás, mal llamado clásico.

¿Qué opinan ustedes?

HM/ea/lv