Seleccionar página

[ACTUALIZADO] ¿No entiendes la venta de acciones de ByN? ¡Aquí te la explicamos!

por | Abr 12, 2021 | Columnas, Destacada | 0 Comentarios

Trataremos de ser lo más didácticos respecto del mentado tema de la venta de acciones. Haremos una pequeña cronología de lo sucedido, qué significan algunas decisiones, y qué podemos esperar nosotros, como hinchas, que ocurra con el futuro de Colo-Colo, hoy en manos de ByN.


El día 2 de abril pasado, un anuncio remeció el mercado bursátil, pero también el futbolístico: Aníbal Mosa, a través de Santander Corredores de Bolsa, anunciaba la venta del total de su paquete accionario en ByN, alrededor de 35,7 millones de acciones, a un valor de $300 cada una. Remate a concretarse el día martes 13 de abril. Eso significaba en primera instancia que el CSD Colo-Colo se quedaba sin su principal aliado dentro de la directiva de ByN, y con ello también tambaleaba la opción que Marcelo Pablo Barticciotto pudiera presentarse y asumir como presidente de la concesionaria alba.

Pero no era lo único: el día 8 de abril Larraín-Vial anunció la venta del 32,5% de las acciones de ByN, a un precio de $270 (un 10% más bajo que el precio de Mosa), y un día antes que la venta de Mosa (lunes 12 de abril).

Acá ya aparecen varias preguntas:

  1. ¿Por qué Mosa anuncia la venta completa del paquete accionario, a un precio fijo?
    Simple: porque quiere recuperar su capital. Cuando Mosa compró sus acciones para entrar a ByN, lo hizo a un precio de $310. Es decir: si lograba vender sus acciones a $300, ya debía asumir una pérdida de 357 millones de pesos. Cualquier monto por encima de los $310, era ganancia para Mosa. Una colocación de acciones directamente en Bolsa le hubiera significado pérdidas millonarias, toda vez que hoy la acción de ByN está en $182.
  2. ¿Por qué entonces Larraín-Vial sale a vender sus acciones?
    Para desestabilizar la venta de Mosa, y para que los supuestos interesados en sus acciones («un banco chileno y una persona natural», según Paul Fontaine… quien tampoco es la mejor fuente que digamos…) se inclinen en favor de comprar el paquete de Larraín-Vial. Una estrategia que bien podría considerarse dumping.

¿Qué es el Dumping?

El dumping en el mundo financiero, es «cualquier maniobra en donde vendes un mismo activo a menor costo, con el único objetivo de perjudicar a la competencia». En este caso, ya el 10% es bastante diferencia: pasas de pagar 10.500 millones, a «solo» 8.700 millones, por un paquete accionario que te dará el mismo derecho en la mesa directiva, elegir 3 asientos.

Y lo logró: el viernes 9 de abril, Aníbal Mosa (otra vez, a través de Santander Corredores de Bolsa) anuncia que desistía de vender sus acciones. Y más tarde ese mismo día, nos llegó la noticia que a través de Parinacota Fondo de Inversión Privado (el mismo que fue investigado el año pasado por la CMF por prestarle poco más de 800 millones de pesos al cuadro albo) compró el 1,6% de las acciones de ByN, a precio de cartera (es decir, los $182 que mencionamos más arriba).

¿Por qué Mosa compra más acciones, si supuestamente quiere vender para salir de ByN?

Esto tiene una explicación bursátil: si bien en temas de directorio, las acciones de Mosa y lo que vende Larraín-Vial valen lo mismo (3 asientos), lo cierto es que es muy distinto tener el 37% que el 32%, sobre todo con miras a este domingo 18 de abril, día en que se celebrará la reunión de directorio anual que elegirá al nuevo presidente de ByN.

¿Se presentará Marcelo Pablo Barticciotto? ¿Habrá comprado Mosa más acciones para seguir controlando ByN? ¿El comprador que se lleve las acciones de Larraín-Vial, será afín al CSD o a Leonidas? ¿Llegará finalmente Emiliano Amor, o tendremos que esperar a la segunda rueda?

Todo eso lo sabremos el domingo, probablemente junto con el resultado del partido frente a Everton en Viña del Mar.

ACTUALIZACIÓN (12-abr-2021 15:57): El 32,5% de acciones de ByN que se remataban hoy desde las 14.30, no tuvo postores. Vale decir que ni Leonidas Vial ni Gabriel Ruiz Tagle, cuyos títulos estaban dentro de los que se transaban en la Bolsa, pudieron vender su parte para salir de la concesionaria que controla al Cacique.

En términos formales, el remate fue declarado desierto. No aparecieron interesados en las acciones que estaban a la venta, según confirmaron desde el llamado «Bloque Vial» de Colo-Colo.

¿Qué significa esto? Que si los empresarios del grupo opositor a Aníbal Mosa desean seguir con su plan de deshacerse de su propiedad en el club, deberán planificar otro remate o negociar directamente con algún interesado, quien en ese caso deberá levantar una OPA (Oferta Pública de Acciones). Si bien falló el remate de hoy, ya está la decisión de seguir con la estrategia de venta de los papeles.

Por cierto: la expectativa que produjo la (fallida) venta de acciones por parte de los dos bloques controladores de ByN, hizo que la acción de COLO COLO (nemotécnico en la Bolsa de Valores de Santiago) cerrara hoy en $252, muy cerca de los $270 que pedía como postura mínima Larraín-Vial. Eso también pudo influir en que fallara el remate de hoy.

HM/ar/lv