Seleccionar página

¿Los jugadores eran los responsables?

por | Abr 1, 2021 | Columnas | 0 Comentarios

«La salida de Agustín Orión marcó un quiebre. Nos metimos en un hoyo», señaló Harold Mayne-Nicholls en octubre pasado, tratando de explicar la crisis que vivía Colo-Colo y que en ese momento lo tenía en puestos de descenso directo. El directivo indirectamente apuntaba a los jugadores como responsables de la situación.

De hecho, en varias conversaciones off the récord, dirigentes de Colo-Colo señalaban derechamente que los malos resultados del 2020 eran responsabilidad de un grupo de jugadores que estaban «desordenando el camarín». La solución era simple: para sanear al club, había que sacar a todos los que asistieron a la conferencia de prensa de Orión: Esteban Paredes, Jorge Valdivia, Carlos Carmona, Juan Manuel Insaurralde, Matías Zaldivia y Pablo Mouche.

Si bien Zaldivia siguió (pero fue «reemplazado» por Barroso) los dirigentes cumplieron su objetivo de “limpiar el camarín” y ahora, prometían indirectamente, todo sería más fácil para Colo-Colo.

El Cacique zafó de la promoción el 17 de febrero pasado y, un día después, hicieron el despido masivo de Paredes, Barroso, Matías Fernández y compañía. A más de 40 días de la «limpieza», Colo-Colo no ha tenido un día de paz. Refuerzos caídos, las lentas y tediosas reuniones de la «comisión fútbol», lesiones y más lesiones, la expulsión de Maxi Falcón, el técnico Gustavo Quinteros en constante conflicto con los dirigentes (dicen que no le dirige la palabra a Aníbal Mosa ni a Harold Mayne-Nicholls), polémica en cada directorio con el Bloque Vial pidiendo la salida de Mosa, quien a la vez culpa de todos los males del club al Bloque Vial… literalmente, ni un día de tranquilidad en el Monumental.

Entonces ¿donde está el conflicto?, ¿Está en el camarín cómo repetían una y otra vez los dirigentes o está en el directorio de la concesionaria?

Porque «limpiaron el camarín» (maquillaron la palabra limpieza con «renovación» o «rejuvenecer el plantel») como tanto habían querido. En un par de horas sacaron a jugadores emblemáticos de la última década como Esteban Paredes y Julio Barroso (y les retribuyeron todo lo que dieron al club con agradecimientos en redes sociales…), pero la tranquilidad y la paz que tanto prometían, nunca llegó.

¿Eran los jugadores los responsables del clima de confrontación y constantes conflicto que vive Colo-Colo o en realidad es el directorio de Blanco & Negro?

La última joyita de esta guerra civil que vive la concesionaria fue una discusión donde de acuerdo al reporteo del colega Cristian Ávila Soto, de Radio ADN, Harold Mayne-Nicholls y Ángel Maulen se habrían ofrecido combos. Todo luego que este último le habría dicho al ex presidente de la ANFP “yo te pago el sueldo”. De salón.