Seleccionar página

COLUMNA: «DESDE LA COMODIDAD DE MI SILLÓN» Por Emiliano Aguayo. Primera entrega: «Colo-Colo, el equipo que no ha sabido hacer un gol»

por | Mar 31, 2021 | Columnas | 0 Comentarios

Por: Emiliano Aguayo. Periodista e hincha del Eterno Campeón

Colo-Colo, el supercampeón del fútbol chileno, siempre nos acostumbró no sólo a ganar, sino a dar espectáculo y, por qué no, a una que otra linda goleada por ahí, porque siempre pasaron por acá grandes 9, goleadores de fuste.

Pero ¿qué le pasa al Eterno?, que apenas en tres oportunidades hizo tres goles en el último campeonato nacional que nos tuvo a punto (qué vergüenza y rabia da escribir esto) de bajar a la B, por primera vez en la historia.

Algo pasó, que para reemplazar a nuestro histórico y aún activo goleador Esteban Paredes (aplausos, por favor) se trajo un argentino con cartel, luego de ser goleador en San Lorenzo, pero que nunca dio el ancho.

Quizás, la imagen que mejor resume a Nicolás Blandi versión alba 2020 es ese cabezazo que mandó afuera luego de una inmejorable habilitación de Matías Fernández en el “Superclásico” de visita del campeonato y que perfectamente pudo darnos el triunfo, en el minuto 70, en el estadio arrendado por el equipo azul.

En ese momento, varios pensamos que era sólo un mal día, una mancha en su currículo y que ya vendrían los goles, por supuesto.

Pero, Blandi no fue el 2020, aunque muchos pensamos que hay que darle continuidad y confianza este 2021. O sea, el horno no está para bollos y jugar a que tenemos mucho dinero o plantel y darnos el lujo de tenerlo cortado, como el mismo Gustavo Quinteros lo ha dejado claro, no creo que sea una opción viable relegarlo ante otros más jóvenes sin experiencia internacional como Javier Parraguez (bueno, tiene 31, como Blandi) o Iván Morales, a quien esperamos que explote hace varias temporadas.

Hay un maleficio, parece, en Colo-Colo. Jugador que es figura emergente en otro club, al vestir la Alba es como si se pusieran una de plomo y pateara una pelota ultra pesada, como Parraguez, que llegó con más pergaminos de Huachipato y, aunque tuvo goles claves en el maldito campeonato pasado, falta para que se consolide.

Con Morales no tenemos punto de referencia. Sólo lo hemos visto en Colo-Colo y, por tanto, no podemos comparar. Sí nos queda ese recuerdo del goleador de las inferiores y los buenos comentarios de Iván Zamorano, Manuel Neira y Carlos Caszely, nada menos. ¿Cómo se podrían ellos equivocar tanto?

Pero, volvamos a los fríos números. En el fatídico campeonato pasado, en más de 10 partidos no se hizo ningún gol y también en más de 10 partidos sólo se marcó un solo tanto. ¡Penoso! ¡Irreconocible!

Por último, sabemos que se negoció con Cecilio Waterman, goleador entrador y aperrado de la Universidad de Concepción. Y sí, lo sé, hace unos años jamás pensaríamos que en un panameño podría estar la salvación de los goles del Eterno Campeón, pero este año era así, aunque, finalmente, el tipo que hizo nada menos que 16 goles (entre Blandi, Parraguez y Morales el campeonato pasado suman sólo cinco) llegó a Everton.

Ya no sabemos a qué echarle la culpa. Quizás lentitud, falta de presupuesto o, sencillamente, mala gestión, pero sí sabemos que aún esperamos un 9 que regale goles a este Colo-Colo que desde el año pasado los necesita con urgencia.